Marco del festival

Este festival nace de la necesidad de dar a conocer y promover el tantra en Mallorca. Más tarde nos dimos cuenta que, al ser en castellano, iba a atraer a toda la población hispano hablante de muchos otros sitios. También surge de la experiencia de otros festivales, de estructuras que han funcionado en otras experiencias parecidas. 

Queríamos hacerlo en lengua hispana, aún arriesgándonos a perder participantes, ya que hasta ahora, la gran mayoría de festivales de Tantra se han facilitado en inglés. Veíamos la necesidad de darle un carácter más local, y convocar a la comunidad de tantra hispano hablante que está creciendo.

Este tipo de festivales que tuvieron comienzo en Osho Leela (en Gillingham, UK) hace más de 10 años, no son el concepto de festival clásico (de música, yoga, meditación…), en los que hay diferentes talleres o conciertos en los que tú participas de lo que quieras, y llegas y te vas del festival cuando quieras. Y tampoco es como un retiro o una formación, donde es un grupo mucho menor de participantes, con mucha más contención, y donde l@s participantes forman parte del mismo proceso de principio a fin. Yo lo denominaría como un “in between”  aunque le pongamos el nombre de festival.

Para muchas personas del mundo angloparlante, su primer contacto con el tantra ha sido a través de un festival. En principio no estaban diseñados para contener, como en un retiro, sino para practicar lo que se sabía, ampliar conocimientos y conocer profesores. Debido a la demanda tan grande que han tenido estos festivales, se han acogido participantes con diferentes grados de experiencia, y se han ido sentando unas bases iniciales y unas estructuras para dar esa contención.

En este tipo de festivales, por lo general, se pide un compromiso de continuidad de principio a fin, y lo mismo para los facilitadores, con algunas excepciones por disponibilidad. También comprometerse a ciertas actividades, como participar en los compartires diarios con tu tribu, y los talleres iniciales de límites y consentimiento. A esto, se ha ido llegando por medio de la experiencia de lo que va funcionando y no. 

La tendencia nos lleva a crear un entorno seguro para que se pueda explorar libremente… asentando las “normas del juego”, para que tod@s podamos jugar, teniendo estructuras que sostienen el festival a nivel emocional, como los ya mencionados compartires diarios con tu tribu, o el apoyo o soporte emocional con un terapeuta como servicio gratuito. 

Estos festivales han empezado a hacerse muy populares por todo el mundo, y ha sido una forma de dar a conocer el tantra. También habría un debate entre si son de tantra, o son de sexualidad consciente con prácticas tántricas. El tantra se llevó muy en secreto, y eran prácticas de un número limitado de personas…si algunos tantrikas de hace muchos siglos vieran la palabra festival de tantra, igual se llevarían las manos a la cabeza.

Recalcar que, la profundidad a la que se llega en un festival de Tantra, es muy diferente a la de una formación o un retiro, donde el grupo es menor, hay más tiempo y cierta continuidad. 

Estos festivales son una forma de dar a conocer el Tantra a grandes rasgos, y dar a conocer a los profesionales de esta práctica y su trabajo, animando a l@s participantes a formar parte de procesos más profundos y transformadores.